Psicomotricidad

En nuestro Centro le damos mucha importancia, ya que hoy en día ocupa un lugar destacado en la educación infantil, sobre todo en los primeros años de la infancia, ya que existe una gran interdependencia entre el desarrollo motor, el afectivo y el intelectual.

Contamos con diferentes materiales para la realización de las diferentes actividades (aros, picas, conos, pelotas, gusano de gateo, vehículos, toboganes…). Dentro de nuestro proyecto, cada aula realiza actividades de psicomotricidad dos veces a la semana.

La educación Psicomotriz ha adquirido gran relevancia en los últimos años, pues se ha demostrado que el desarrollo motor del niñ@ es determinante para su evolución general, ya que influye positivamente en el desarrollo físico y psicológico de los más pequeños.

Desde que nacen hasta aproximadamente los seis años, las experiencias más enriquecedoras para los niñ@s son las que parten de su propio cuerpo, esto les hace experimentar sensaciones agradables, contribuye al proceso de maduración e independencia motriz ayudándoles a adquirir destrezas y habilidades musculares (coordinación, equilibrio, agilidad) más rápidamente.

Así, al moverse y actuar sobre los objetos y las personas de su entorno, los niñ@s van conociendo el mundo que les rodea y construyendo poco a poco su forma de pensar.

Consideramos fundamental su integración en nuestro Proyecto, pues el Centro será el lugar donde el niñ@ pasará gran parte de su tiempo y que va a influir de forma definitiva en su desarrollo posterior.

Todas las actividades que preparamos para trabajar la motricidad en los niñ@s siempre tienen un enfoque lúdico, nunca competitivo, y se practican de muchas formas diferentes y divertidas: en el suelo, a ritmo rápido o lento, en espacios libres o con obstáculos, siguiendo itinerarios tipo laberinto…

En función de los grupos musculares que se implican en el movimiento que se realiza, las dividimos en 2 tipos a la hora del aprendizaje: Fina y Gruesa.

Motricidad Fina

Se implican grupos musculares más “pequeños”, los cuales mayormente se encuentran en las manos, especialmente las muñecas y los dedos.

Poco a poco con la ayuda de su Seño, irán mejorando su coordinación de movimientos, su precisión y destreza con las extremidades (agarrar y sujetar objetos) y a seguir con su mirada lo que hacen con sus manos.

También aprenderán a adivinar objetos con los ojos tapados usando únicamente el tacto, hacer figuras con la plastilina, rasgar papeles, colorear, pintar, llenar y vaciar cubos con objetos diferentes o atar los cordones de los zapatos.

Motricidad Gruesa

Aquí el niñ@ activa el grupo de músculos considerados como “grandes”, pues permiten hacer movimientos complejos coordinados con todo el cuerpo o gran parte de una extremidad (brazos, piernas y pies).

¿Qué aprenden los niñ@s?

  • A controlar su postura: de pie, sentados en distintas posiciones, de rodillas, tumbados…
  • El equilibrio: tanto estático como dinámico: parados o en movimiento.
  • A desplazarse: reptando, girando, gateando, saltando, corriendo…
  • La dirección del movimiento: adelante, atrás, arriba, abajo, alrededor, entre…

Desarrollo de las Sesiones

Cuando se realiza una sesión de psicomotricidad hay que comenzar organizando el espacio donde tendrá lugar la actividad, debe ser amplio, con buena iluminación, climatización y sin obstáculos.

Se divide en varias partes.

  1. Un comienzo en el que se busca la motivación por la actividad.
  2. El desarrollo de la misma que puede estar o no amenizado con música.
  3. La fase de la relajación que esta sí que va acompañada de música.
  4. Se completa la actividad final con una valoración.

Empleamos diferentes tipos de materiales para llevarla a cabo como: aros de colores, túnel de gateo, balones de diferentes tamaños, texturas de varios tipos, colchonetas, picas, etc.

En conclusión, la educación Psicomotriz puede ayudar a los alumn@s en un futuro a ser personas más despiertas, creativas, con interés por el deseo de descubrimiento, a mejorar su rendimiento académico y a poder gozar de una óptima salud física y psíquica para saber desenvolverse en el entorno social que les rodee.