Proyecto Educativo

Nuestra metodología da mucha importancia a las experiencias, pues lo consideramos un elemento esencial para el desarrollo Infantil (en relación a la actividad física y para el equilibrio emocional).

Las rutinas de la vida diaria marcarán la organización del tiempo en el Centro, ya que la regularidad proporciona seguridad a los niñ@s.

De esta manera, se atenderá al desarrollo del lenguaje y progresivo conocimiento de su propio cuerpo, el juego y el movimiento, la convivencia con los demás, el descubrimiento del entorno, el desarrollo de sus capacidades sensoriales, el equilibrio y el desarrollo de su afectividad, así como la adquisición de los primeros hábitos y actitudes saludables.

estimulación temprana

Trabajamos con aprendizajes tempranos, donde el Centro cuenta con un programa muy específico para cada edad y etapa evolutiva de los niñ@s, contando con los materiales necesarios para ello.

Creamos un ambiente rico en estímulos visuales, auditivos, táctiles, motrices, lingüísticos y manuales. Todo ello rodeado de una esfera de autoconfianza y desarrollo afectivo.

psicomotrocidad

En nuestro Centro le damos mucha importancia, ya que hoy en día ocupa un lugar destacado en la educación infantil, sobre todo en los primeros años de la infancia, ya que existe una gran interdependencia entre el desarrollo motor, el afectivo y el intelectual.

Contamos con diferentes materiales para la realización de las diferentes actividades (aros, picas, conos, pelotas, gusano de gateo, vehículos, toboganes…). Dentro de nuestro proyecto, cada aula realiza actividades de psicomotricidad dos veces a la semana.

inglés

Introducimos el Inglés a través de un proyecto propio, desde los más pequeños de cuatro meses hasta los mayores del Centro. Diariamente con juegos, manualidades, canciones, falsh cards (bits) y expresiones, basándonos en la repetición, imitación y comprensión y aprendiendo de manera lúdica.

El método de aprendizaje natural, se enmarca dentro de un enfoque comunicativo y multisensorial. Tal y como explican Krashen y Terrell (1983) se trata de aprender una segunda lengua de la misma manera en que aprendemos nuestra lengua materna. No interviene explícitamente el estudio, sino que aprendemos por escuchar la lengua, por estar “expuestos” a ella. Por otra parte, los gestos juegan otro papel muy importante a la hora de aprender una lengua extranjera, si apoyamos nuestras expresiones orales con gestos, los niñ@s entenderán mejor lo que queremos transmitirles y será más fácil y sencilla la comprensión.

idioma ingles guarderia la clementina